miércoles, agosto 13, 2014

No me gustan las generalizaciones pues son potencialmente injustas. Tampoco me gustan las descalificaciones hacia los mexicanos, y menos cuando las proferimos nosotros mismos (aunque debo confesar que muchas veces lo hice hasta que caí en la cuenta de que solamente estaba reproduciendo una mentalidad negativa). Llevo años intentando entendernos como ciudadanos, como grupo social, así como descifrar nuestra idiosincrasia. Habiendo logrado recoger algunos cabos de la intrincada maraña de las causas de nuestro "ser mexicano", me llenan de rabia e indignación muchos de los eventos que suceden en nuestro país porque son consecuencia directa de situaciones que a muchos les interesa perpetuar, justamente porque se benefician de ellas.

Me vi tentado, en un arrebato de rabia, a escribir que merecemos lo que tenemos, pues acabo de leer unas declaraciones de felipe calderón (sic, en minúsculas) criticando la situación del país, y específicamente, la "descomposición" moral del PAN. Siendo él un participante prominente de esa descomposición no tiene la mínima autoridad para señalarla. Por si no fuera suficiente, ahora el señor recibirá carretadas de NUESTRO DINERO a través de su recién registrado Partido Humanista.

¡No, de ninguna manera merecemos lo que tenemos! Como sociedad compartimos la responsabilidad de la situación actual, pero lo peor que podemos hacer es levantar los hombros y conformarnos. Debemos conservar la capacidad de indignación, pues significa que estamos éticamente vivos; debemos reconocer y nutrir nuestra dignidad, pues las soluciones no vendrán de los partidos políticos, ni del gobierno (mucho menos del Estado que están desmantelando), sino que necesariamente deberán provenir de la sociedad misma, pues los pactos cívicos y sociales están rotos; debemos seguir trabajando día con día para recuperar lo que nos ha sido arrebatado; pero sobre todo, mantener viva la esperanza de un futuro mejor, pues perderla significará el fin mismo de la Nación, ya herida de muerte. Vivimos una situación de extrema complejidad que nos ha arrollado, dejándonos estupefactos. Sufrimos una conmoción de la que debemos de salir. Eso o condenarnos.

miércoles, julio 23, 2014

Judíos, sionistas, semitas y palestinos

En el agitado río del conflicto árabe-israelí no está de más aclarar conceptos. Su antecedente más remoto está en el siglo VI AC con la diáspora judía, cuando de las dos casas resultantes de las doce tribus originales, la de Judá abandona Israel, forzada por el rey babilonio Nabuconodosor II. La antiguamente llamada Sion (también Sión o Zion entre otros nombres), hoy conocida como Jerusalén, ha sido relevante en la historia del pueblo hebreo, siendo desde un lugar sagrado y espiritual, hasta un centro político y militar. Incluso en viejos documentos, como la Biblia misma, Sion representaba paz y libertad.

En el siglo XIX se gesta un movimiento político que impulsa el retorno de los judíos a la Tierra Prometida (que comprende las antiguas Judá o Judea e Israel), al cual se le conoce como Sionismo o Nacionalismo de la Diáspora. Hasta aquí todo bien, pero el problema es que la antigua Sion ya está ocupada por otros pueblos, como palestinos y árabes, razón por la cual el Sionismo empieza a radicalizarse, convirtiendo una legítima demanda en un afán ocupacionista al proponer la expulsión de los pueblos asentados en la región para lograr la creación de un estado judío, lo que se logra en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial al proclamarse el Estado de Israel. Para acabar de enredar las cosas, tanto hebreos (judíos) como árabes pertenecen a una enorme y difusa congregación de pueblos llamados "semitas", (término derivado de Sem, hijo de Noé), que incluso abarca grupos étnicos de África. Siendo originalmente un término lingüístico y antropológico, durante el Nacional Socialismo alemán se le da una connotación racista al incorporar a la ideología supremacista del nazismo el concepto de "anti-semita" como sinónimo de anti-judío.

Para tomar aire, podemos anotar que sionismo y semitismo están muy lejos de ser sinónimos. Por el contrario, debido a razones históricas el sionismo se ha vuelto un concepto excluyente del semitismo, auto configurándose como una ideología supremacista de grupos radicales y fundamentalistas en Israel y Estados Unidos, en donde vive la principal colonia judía fuera de Israel. Cobijado por el legítimo derecho de tener una patria judía, el sionismo propugna por extenderse anexándose los Territorios Palestinos que se asientan en y alrededor de Jerusalén. En la historia moderna, este ha sido el conflicto desde finales de los años cuarenta del siglo pasado hasta el tiempo presente, lo que ha provocado guerras entre semitas (judíos, árabes y palestinos, principalmente), terrorismo y masacres.

Nadie está exento de culpa en este complicado escenario, todos los bandos han recurrido a medidas reprobables y repudiables. Hoy toca el turno en este circo de barbarie al poderoso estado de Israel de llevar la violencia al extremo en contra de un pueblo esencialmente desarmado, oprimido doblemente por el expansionismo israelí y grupos extremistas como Hamás y Hezbolá.

Imposible es cubrir en unas cuantas líneas las múltiples aristas de este entreverado conflicto milenario, en donde juegan religiones, etnias, culturas, lenguas y territorios. Pero espero que sirva para clarificar que no todos los judíos son sionistas, que muchos se oponen al extremismo de sus líderes formales en Israel, y que ese valeroso pueblo no merece ser etiquetado como asesino, inmisericorde, genocida o maldito.

Exijamos, sí, que el sionismo ponga un alto inmediato al Holocausto palestino, pero no hagamos blanco de nuestros reclamos a todos los judíos.

domingo, julio 13, 2014

Los retos de Brasil

Las críticas a Dilma Rousseff por la aún existente pobreza en Brasil, así como por la represión a las protestas tienen, al menos, un denominador común: la desinformación.

Es muy difícil para cualquiera, en el breve lapso de poco más de una década, revertir siglos de desigualdad e inequidad aderezados con los embates de la ultraderecha que son difundidos ampliamente dentro y fuera del país amazónico por los consorcios mediáticos convertidos en Ministerios de Educación y en verdaderas Iglesias poseedoras de la verdad única. Si a esto le agregamos un sistema económico mundial que socializa las pérdidas y privatiza las ganancias, aniquilando de paso al ejercicio de la política en general, y en lo particular, al de la política pública, pues resulta bastante fácil apuntar flamígeros dedos hacia el (o en este caso, hacia la) que todos señalan como causante de todos los males.

Pero la desinformación no se queda en ese nivel. Paralelo a la celebración de la Copa del Mundo (deslucida y plagada de irregularidades provenientes del manejo discrecional que la FIFA hace de este deporte), se han venido dando un conjunto de acciones que prometen entronizar a Brasil como una nación reina en el ajedrez mundial. Dilma ha acercado aún más a su país al corazón mismo de los BRICS (acrónimo que designa a un grupo de naciones que surge como alternativa al omnipresente control del neoliberalismo sobre la vida y haciendas de la comunidad internacional, formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) al anunciar una participación de 18 mil millones de dólares en un organismo financiero internacional que fungirá como banco de desarrollo para las naciones participantes. Rusia e India aportarán la misma cantidad, Sudáfirca "solamente" 5 mmdd, y China será la estrella con 41 mmdd. Además, Rusia acaba de condonar el 90% de la deuda cubana con ellos y, no contenta con eso, invertirá grandes sumas en la isla.

Sí, la mano que mece la cuna detrás de las protestas por el exorbitante gasto en la Copa del Mundo, ha ocultado este enorme logro del gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) brasileño. Tener acceso a un fondo de 100 mmdd fuera del influjo depredador del FMI, el BM y la Troika europea (en donde también participa el FMI), es una bocanada de oxígeno puro para la economía de los BRICS. Si me permiten ser muy, pero muy simplista, ese grupo multinacional, que enarbola algunos principios del alguna vez fulgurante bloque de los Países No Alineados, intenta revertir la Guerra de Castas que el neoliberalismo busca implantar en todo el mundo para llegar, en el peor de los casos, a la proclamada extinta y enterrada Lucha de Clases. Esto puede parecer un retroceso de un siglo en la historia de la humanidad, pero sigue siendo mejor que el regreso a la Edad Media en que los financieristas nos han embarcado a todos.

El Brasil de Dilma enfrenta grandes retos aún, entre ellos la persistente y lacerante pobreza, pero no se le pueden regatear grandes triunfos en áreas como la educación, la salud, la economía, incluso en el combate a la pobreza, que a pesar de ser importantes, no son suficientes. El andar emprendido por Lula, seguido por la adusta Rousseff, de ninguna manera acaba hoy, ni mañana. Los desafíos internos y externos son muchos y muy graves; son grandes y apremiantes. Por eso hay que atenderlos con calma y firmeza, con una visión de largo plazo. Hay que enfrentarlos con una visión de estadista, de esos que hoy en día son tan escasos porque todos se han rendido al brillo seductor del becerro de oro.

miércoles, julio 02, 2014

~ Navegaciones ~: Mireles en La Mira

~ Navegaciones ~: Mireles en La Mira: E l pasado 13 de mayo publiqué un artículo titulado “ Mireles en la mira ” en el que que concluía: en contra de José Manuel Mireles “y e...

¿Autodefensas?

Buque insignia de la guerra calderonista, Michoacán fue el primer estado de la República en donde se reconoció un grave problema de seguridad, pública y nacional, debido al enorme poder del crimen organizado (CO). Todos conocemos los resultados del sainete, entre los que se encuentran el totalmente explicable encarecimiento del limón. Ante un gobierno omiso (en el mejor de los casos) y cómplice, el CO se apoderó de bienes y haciendas, del poder público, de las fuerzas policiales, de caminos y carreteras, de municipios enteros. Paradigma de que se puede quebrantar la ley porque nadie la hace respetar, Michoacán se rindió ante el asombroso poder de fuego y la total falta de piedad de los grupos criminales. Como toda empresa que inició el estulto felipe calderón (sic en minúsculas), el frente michoacano naufragó estrepitosamente. Convertido en botín político el estercolero que el rey chiquito panista dejó como legado, Enrique Peña Nieto prometió y prometió que las cosas cambiarían bajo su conducción. Y nuevamente la liebre saltó en la región purépecha: en febrero de 2013 el país supo de la existencia de las "autodefensas" y de un tal Dr. Mireles, quien se identificó como su portavoz.

¿Autodefensas? José Manuel Mireles Valverde explicó que el embate criminal ya no se conformaba con extorsionar, secuestrar, matar, trasegar droga, apropiarse ilegalmente de tierras y propiedades, y practicar la trata de personas, sino que ahora incluso ejercía una nueva modalidad del derecho de pernada: robaba esposas e hijas de los michoacanos, las esclavizaba sexualmente y luego las devolvía a sus familias, en muchos casos ya embarazadas. Incluso, ha denunciado Mireles, estos forajidos ingresaban libremente a las escuelas, elegían niñas y adolescentes, y se las llevaban para aplacar sus enfermizos afanes. Y la fétida cloaca que destapó el médico cirujano metido a defensor, siguió emanando sus vapores: gobernadores y ex gobernadores mantenían estrechos vínculos amistosos, por decir lo menos, con el CO; el gobierno federal había sido informado puntualmente en repetidas ocasiones de la ubicación y la fuerza de los principales líderes criminales en el estado sin que hubiera tomado acciones; que los proclamados muertos gozaban de cabal salud, como en el caso de "El Chayo", a quien el desgobierno de calderón había dado por muerto sin presentar prueba alguna. Mireles desnudaba las mentiras de los gobiernos peñista y del neurótico "pelón chaparrito de lentes".

Muchos nos preguntábamos hace poco más de un año: ¿autodefensas? ¿son legales? ¿debe el gobierno permitirlas? ¿son justificables ante la total displicencia, siendo benévolos y bien intencionados, de todos los órdenes de gobierno respecto al problema de la inseguridad? En lo personal, la idea de que surgieran grupos armados de civiles para defenderse de otros grupos armados de civiles me parecía catastrófica, y solamente auguraba un incremento de la violencia en Michoacán. Además, en el río revuelto del Imperio de la Fuerza en la Tierra de Nadie, los mismos criminales podrían aprovechar la confusión y consolidar su poder, no solamente formalizándolo en la región michhuaque, sino extendiéndolo a los estados vecinos. Además, era la coartada perfecta para que el CO legalizara, bajo el disfraz de las autodefensas, a sus ejércitos poderosamente pertrechados. Por todos lados se veía que era una mala idea que el gobierno cobijara y tolerara tropas civiles, si se me permite el término. Pero por otra parte, era entendible que ante la indefensión en que los herederos de Zuanga (último gobernante michhuaque o purépecha) vivían, buscaran proteger a sus familias y sus bienes.

La "lógica" del gobierno federal en su respuesta al problema fue la misma, nada más que maquillada, que desde 2006 se viene aplicando: poderes supraconstitucionales, militarización, criminalización y aplicación discrecional, selectiva y facciosa de la justicia. Dejando intactas las estructuras criminales, principalmente las financieras, en enero de 2014 se nombró a un Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral para Michoacán. La distinción recayó en el entonces Procurador Federal del Consumidor (¡No, no es broma!), abogado de profesión con especializaciones en Ciencias Políticas y en Economía Financiera, y antiguo Procurador de Justicia del Estado de México luego de la escandalosa caída de Alberto Bazbaz por el famoso caso de la niña Paulette, Alfredo Castillo Cervantes. Desde su llegada, Castillo ha gustado de atraer los reflectores con acciones efectistas y vistosas. Pero más allá de sus farandulescas aspiraciones, en la práctica se ha dedicado a desmembrar a las autodefensas mediante la insidia, el engaño, la tenebra y la división. Entre tanto, las pírricas victorias que se ha apuntado en contra de líderes delincuenciales se han debido más a la presión pública ejercida por Mireles al continuar con sus revelaciones de componendas y vistas gordas de los gobiernos estatal y federal, que por un legítimo esfuerzo de reinstalar el Estado de Derecho en Michoacán. Esa política de atacar a quienes se defienden y tolerar a quienes delinquen, culminada con la detención de Mireles hace una pocas horas, le han construido a este último, un halo justiciero que empieza a seducir a muchos. Su hablar franco y directo le ha granjeado simpatías al oriundo de Tepalcatepec, y en lo personal, no puedo dejar de evocar a los revolucionarios mexicanos que pelearon contra el régimen porfirista en los albores del siglo XX. Las autodefensas michoacanas están muy lejos de emular a la "bola" revolucionaria, pero el símil es inevitable: gente del pueblo armándose contra un gobierno indolente, y en este caso, contra gavillas que atentan diariamente en contra de su tranquilidad, bienestar y seguridad.

¿Es Mireles un auténtico defensor de los intereses de los ciudadanos michoacanos? La virulencia con que el gobierno lo ha atacado parece indicar que sí, pues su gran pecado ha sido negarse a plegarse a los designios del régimen representado por Castillo. Las acusaciones por las que se le detuvo suenan frágiles, parecen frágiles y seguramente lo son: portación de armas reservadas para el ejército y posesión de sustancias prohibidas. La maquinaria propagandista del gobierno lo venía atacando desde hace tiempo: acusaciones de que estuvo preso por narcotráfico; presunción de que participó en el asesinato de casi una decena de personas; desconocimiento de su calidad de vocero de las autodefensas por medio de un reducido grupo de integrantes de éstas que aparecen abrazándose con el comisionado Castillo, notoriamente es el caso de uno de ellos conocido como "Papá Pitufo". Es demasiado pronto para conocer la verdad, pero ante el expediente criminal de La Tuta, EL Chayo y El Kike (los dos últimos muertos por las fuerzas federales), todos ellos líderes de los Caballeros Templarios (contra quienes las autodefensas proclaman que se levantaron en armas), las acusaciones que el gobierno le hace a Mireles parecen ingenuas, inocentes y ... falsas.

Uno no puede dejar de cuestionarse: ¿por qué La Tuta está libre?

viernes, junio 06, 2014

Banda de guerra para la Guardería ABC



Tomado de Facebook.


Un especial agradecimiento a los niños y niñas de la banda de guerra que nos acompañaron, a pesar de que se les sugirió iniciar a partir de la casa de la cultura y que Román su instructor les insistió, ellos no quisieron, dijeron que tenían que iniciar desde Guardería ABC y solidarizarse por completo, gracias también a las personas que los apoyaron. Sabemos lo difícil que es marchar casi 8 kilómetros y más difícil aun cargando tambores y trompetas pero aún así, ellos, sus instructores, acompañantes y sus padres decidieron estar desde el inicio de la marcha. Muchas gracias por no olvidar. ¡JUSTICIA ABC! Foto: Vigilia Sonora.

sábado, mayo 31, 2014

Las absurdas políticas comerciales de Spotify

Spotify necesita de un nuevo director comercial con urgencia, pues las políticas de esa empresa ahuyentan a sus clientes. Les platico mi historia con ellos.

Cuando se anunció que Spotify llegaba a México, me di a la tarea de evaluar el servicio, ya que soy un melómano consumado, y me suscribí al servicio gratuito. A pesar de que su reproductor web adolecía de algunas funciones y resultaba poco amigable, su catálogo musical me pareció bastante adecuado. Sin contar con los éxitos del momento, así como que muchos reconocidos artistas no los tienen disponibles, la oferta musical es amplia. Eso me decidió a instalar la aplicación para PC, la cual también lo hace batallar a uno un poco para familiarizarse con ella. Luego de varias semanas de explorar el catálogo, y de sufrir los horrendos anuncios, me pareció necesario revisar los planes de paga. Cuenta con dos de ellos: el Unlimited ($49.00 MN al mes), que aseguran está libre de anuncios, y el Premium ($99.00 MN al mes), con las mismas características del anterior más la posibilidad de descargar en dispositivos móviles la música que uno desee, con las restricciones de que solamente puede ser reproducida por la aplicación móvil correspondiente, ya sea para iOS o Android; y de que tiene fecha de caducidad. Esto es, no es una descarga apta para reproducirse libremente o transferirse a otros dispositivos. Así mismo, existen diferencias en cuanto a la calidad del audio según el plan elegido, que para ser francos, no reviste grandes diferencia para el escucha promedio.

Dado lo anterior, y que los precios no me parecieron onerosos, me hice usuario Premium. Salvo algunas pistas que presentaban defectos y no podían ser reproducidas, el servicio me pareció a la altura de lo que pagaba. Sin embargo, la opción de descargar la música no me pareció lo suficientemente atractiva, pues siempre estoy en línea en mis dispositivos móviles y en mi computadora. Luego de un tiempo, opté por degradar mi suscripción de Premium a Unlimited. Y ahí empezaron las sorpresas.

Inesperadamente empezaron a escucharse anuncios a la mitad de un álbum o de una lista de reproducción, por lo que escribí a soporte técnico para reportar lo que para mí era una falla. Su respuesta me dejó perplejo: los suscriptores Unlimited sólo dejarán de oír anuncios en la versión de PC, por lo que en los dispositivos móviles es correcto que haya publicidad oral. ¡¡¿¿Qué!!?? ¿Acaso no sabe Spotify que el 80% de los usuarios acceden a redes sociales (y a final de cuentas ellos son una red social musical) desde dispositivos móviles? Incrédulo, recurrí a la cuenta de Spotify México en Twitter (@SpotifyMexico) en donde me confirmaron lo que el soporte técnico de Estados Unidos me había dicho: tendrá que aguantar los anuncios en sus dispositivos móviles si es usuario Unlimited, ya que la modalidad libre de anuncios sólo se aplica en computadoras o para usuarios Premium en cualquier modo de acceso.

Ante tamaña aberración, decidí cancelar mi cuenta de pago. Seguiré siendo usuario gratuito de Spotify hasta que sus absurdas políticas comerciales cambien, porque a final de cuentas, no son el único servicio de música en "streaming" existente.

Guardería ABC, ¿crimen de Estado?

¿Qué es un crimen de Estado? Habría que empezar por definir al Estado, que es el conjunto de instituciones en un territorio que permiten gobernarlo privilegiando la protección de ese mismo territorio y de sus habitantes. Así nacieron los Estados modernos desde los tiempos del feudalismo. Un crimen de Estado, entonces, es cuando dichas instituciones son omisas en cuanto a sus responsabilidades, o bien, se confabulan para llevar a cabo un ilícito. De esta manera, un Estado omiso es un Estado criminal.

A casi cinco años del incendio de la Guardería ABC, hay evidencias suficientes para calificar el hecho como crimen de Estado, según lo manifestado por el Ministro Sergio García Ramírez en 2006 (fecha previa al incendio, ocurrido en 2009, lo que le da independencia al razonamiento): "... la atribución de conductas al Estado, la concentración de responsabilidades en éste y la calificación de acciones criminales como políticas atribuibles al Estado, como consecuencia del comportamiento de quienes ocuparon altos cargos públicos y tuvieron y ejercieron poderes desmesurados, y la reunión de responsabilidades en el propio Estado." La cita está tomada del documento "VOTO RAZONADO DEL JUEZ SERGIO GARCÍA RAMÍREZ A LA SENTENCIA DE LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS EN EL CASO GOIBURÚ Y OTROS VS. PARAGUAY DEL 22 DE SEPTIEMBRE DE 2006".

La subrogación de guarderías implica responsabilidad para el Estado a través de terceros en el cuidado de los infantes beneficiarios de las estancias infantiles. Sobreseer sus obligaciones por el solo hecho de que el servicio lo proporcionan por interpósita persona es renunciar a su deber intrínseco de proteger a la población, además de representar una perversa elución de sus funciones y de las deudas política y social que lo obligan.

Es, entonces, el reconocimiento de las omisiones lo que ha bloqueado durante cinco años la impartición de justicia. Como resultado, pedir justicia para los 49 niños fallecidos y la casi centena de afectados con secuelas de por vida como consecuencia directa del siniestro, así como para sus familias, no es un capricho. Lejos de serlo, quienes reclamamos que se proceda conforme a derecho para fincar responsabilidades con las consiguientes penas que el Poder Judicial determine, lo hacemos en el espíritu de exigir lo que el contrato social entre la ciudadanía y el Estado, junto con sus órganos de gobierno, establece claramente en nuestra Carta Magna. Ni venganza ni odio, ni perdón ni olvido, solamente justicia con apego a derecho.

http://www.jornada.unam.mx/2014/05/31/opinion/030o1soc

La derecha golpista en Brasil

Con sus diferencias obvias, la ultraderecha ha puesto en marcha virtuales golpes de estado en Brasil y Venezuela. La megalomanía de Maduro abona el terreno para los ataques radicales y la manipulación de las masas. Se ha comprobado que están utilizando en las redes sociales imágenes de asesinatos, violencia policial y represión falseadas. ¿Quién no recuerda la etiqueta de Twitter #PrayForVenezuela? La gente de buena voluntad, pero desinformada, ha caído en el engaño, repetido hasta el cansancio por los medios de comunicación alineados con los golpistas.

Los afanes stalinistas de Maduro hacen difícil su defensa, pero con Dilma Rousseff es una historia muy diferente. La cadena O Globo, el equivalente de Televisa en la patria amazónica, ha emprendido desde hace tiempo una campaña de difamación del gobierno del Partido de los Trabajadores (PT). La Copa del Mundo ha sido un buen pretexto para calentar el ambiente pre electoral en Brasil. Como es sabido, la calumnia siempre lleva verdades a medias dentro de sí. El alto costo financiero en que se ha incurrido para la celebración de la Copa es yesca que prende fácilmente ante las consignas incendiarias de corrupción e ineficacia. El caso paradigmático es el ¿ex? futbolista Ronaldo, ligado estrechamente con la envilecida dirigencia de la FIFA, quien ha criticado en cuanto foro le es posible la organización del evento futbolístico por excelencia, viéndose obligado a recular en fechas recientes ante el repudio popular y el desmoronamiento de sus injurias venenosas.

Ahora, surgen las acusaciones al gobierno de la presidente Rousseff de que está limpiando las calles de Brasil de niños de la calle mediante el vil recurso de asesinarlos. Recordemos que hace 25 años los escuadrones de la muerte que llevaron a cabo la carnicería cruel y cobarde de los llamados "meninos da rua", fueron financiados por la ultraderecha brasileña, especialmente en Río de Janeiro. Se trataba de policías y delincuentes, a quienes les pagaban para exterminar a los niños desamparados con el argumento de que el futuro irremediable de esos marginados no era otro que la delincuencia, así que la masacre era una medida profiláctica. Y para "demostrar" las acusaciones, en redes sociales ya empiezan a circular hórridas fotografías de niños asesinados. No extrañaría que resultaran ser imágenes falseadas o de otros lugares en el mundo, como se ha hecho en Venezuela. O bien, que dichas matanzas estén siendo realizadas por los conjurados que buscan derrocar a un gobierno democráticamente electo.

Pero, ¿cuál es la grave falta, el enorme pecado de los gobiernos que se busca sean destituidos por medio de infamias y ataques a los fundamentos democráticos? La respuesta es simple: se han alejado de los designios neoliberales que hoy día imperan como la ideología dominante y como la doctrina económica única. El caso de Venezuela debe analizarse aparte, pues los últimos gobiernos han combinado autoritarismo, populismo y absolutismo con legítimos intereses sociales, políticos y económicos. Pero si debemos meter en un mismo saco los objetivos de estos regímenes (por un lado Chávez y Maduro, y por el otro Lula y Dilma), encontraremos coincidencias fáciles de reconocer: combate a la pobreza; defensa de su soberanía (en los terrenos políticos, militares, energéticos y alimentarios, entre los más sobresalientes); agresivos planes de salud y mejoramiento de la educación; defensa a ultranza de su riqueza petrolera, recobrando la rectoría del Estado sobre la explotación, refinación y distribución de hidrocarburos y derivados; apertura de mercados pero protegiendo la economía interna, lejos del proteccionismo de antaño; y poca tolerancia con el crimen organizado, principalmente del narcotráfico.

En ambos casos hay asignaturas pendientes que laceran a sus respectivas sociedades. En el caso brasileño los pueblos originarios siguen padeciendo atraso y represión; la prostitución es un mal endémico que no se ha podido controlar; la economía muestra grandes avances, y aunque la desigualdad ha perdido terreno, aún es un problema crítico. Pero también hay logros destacables: cuentan con unas industrias aeroespacial y militares muy relevantes, el desempleo ha bajado consistentemente, la libertad de expresión es una prioridad, y la defensa de los derechos humanos registra un saldo positivo.

Combatir décadas, incluso siglos, de condiciones adversas para el bienestar de los pueblos no es tarea sencilla, ni puede aspirarse a eliminar sus efectos en el corto plazo. Se requieren políticas de Estado, que más allá de los colores partidistas, garanticen la continuidad de los planes y programas estabilizadores. Eso es lo que Brasil ha logrado, y eso es lo que la derecha radical intenta echar abajo.

lunes, mayo 26, 2014

Hogwarts y The Economist

Parece que el súper ultra dúper archi chidazo gabinetazo empieza a hacer agua, como la estación Toreo del Metro que hoy se "encharcó".

Osorio estrena su título de Hogwarts desapareciendo a 16 mil desaparecidos de un salivazo, según lo dijo en un discurso hace un par de días.

Mientras tanto, ya ni The Economist cree en las habilidades y promesas del Ministro del Año Videgaray. Crecen los rumores de que la podadora ya afila las cuchillas en Los Pinos.

http://www.animalpolitico.com/2014/05/por-que-los-mexicanos-tienen-buenas-razones-para-preocuparse-por-la-economia-segun-economist/#axzz32r5NEoEX